martes, 10 de abril de 2012

Urtubey y el uso privado del avión de la provincia

Urtubey y el uso privado del avión de la Provincia de Salta
Lunes 09 Abril 2012 - 13:59 por la redaccion de Iruya.com
[ver nota]


En cualquier país serio del mundo, los desplazamientos del Jefe del Estado y de su familia constituyen una preocupación "de Estado", así se trate de desplazamientos no oficiales; es decir, meramente privados.

Solo por poner el caso de los Estados Unidos de América, el lugar y el tiempo de descanso del Presidente del país y de su familia constituye una decisión que siempre se sopesa cuidadosamente en la Casa Blanca, por muchos motivos, entre los que sobresalen los de seguridad y los relacionados con el eco que el viaje pudiera llegar a generar en la opinión pública.

La situación es más compleja todavía -y por razones obvias- cuando se trata de viajes al extranjero, y cuando el presidente se desplaza con toda su familia.

Es hasta cierto punto de vista normal ver al Presidente de los Estados Unidos abordar el avión presidencial junto a su esposa, a sus hijas y a sus perros, sin que estos viajes despierten mayores suspicacias o desencadenen escándalos mediáticos.

Urtubey
Esta tarde se ha montado un revuelo menor en Twitter a raíz del rumor de que el Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, habría dispuesto que el avión de la Provincia de Salta vuele hasta la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, en cuyo aeropuerto el mandatario y su familia se hallaban varados a causa de una reprogramación de vuelos comerciales vinculada con la quiebra de la empresa Aerosur.

Aún se desconoce la forma en que Urtubey habría dado la orden de que el avión provincial se traslade a Bolivia para recogerlo, pero en principio, más que escandalizarse por este hecho, cabe pensar que, de no ser por la imprevista reprogramación de los vuelos, el Gobernador y su familia estarían volando a Salta en un vuelo comercial regular.

Es razonable, en principio, que el Gobernador, frente a una emergencia como la descrita, recurra al avión oficial. Se desconoce por el momento si el Gobernador se hará cargo de los gastos que suponga este traslado, o si la aerolínea que canceló o pospuso su vuelo resarcirá al mandatario y a su familia.

En casos como este conviene distinguir, pues no es lo mismo un Gobernador atascado en un aeropuerto extranjero junto a su familia luego de un viaje de descanso por Semana Santa, que un Gobernador que manda a llamar al avión provincial desde Catamarca para regresar de una visita partidaria a sus colegas del Partido Justicialista.

En el primer caso, y con las debidas compensaciones, la utilización del avión estaría justificada, pero no en el segundo caso.