lunes, 3 de octubre de 2011

Reporte de Vuelo Cafayate-Salta por Andes

Desde este blog estamos muy entusiasmados de presentarles el siguiente informe realizado por dos amigos -de Tucumán y Buenos Aires-, entusiastas de la aviación comercial y la fotografía, que en Mayo volaron en la ruta aérea subvencionada lanzada este año por el gobierno de Salta y la aerolínea local Andes.

Cabe aclarar que desde ya agradecemos enormemente la gentileza de permitirnos postear dicho reporte (que ya fue publicado en los foros de aeropuertosarg.com.ar) y el cual contiene comentarios muy detallistas y amenos.

Para el blog este post/reporte representa un punto muy importante en el historial de publicacones y será uno de los más recordados, pues siempre que pudimos hicimos hincapie en los aeródromos del interior provincial, recordabamos la historia y el apogeo de los vuelos comerciales que llegaban a Tartagal y Orán, asi como tambien criticamos los sucesivos y dilatados anuncios sobre el relanzamientos de estos vuelos (entre Salta y Orán, Tartagal y Cafayate).

Nobleza obliga a mensionar que aún se mantienen en el tiempo desde que se inauguraron, pues desde este blog también criticamos al gobierno de ante mano aduciendo que serían vuelos que no tardarían más de 2 meses en ser levantados y simplemente buscaban fines poselitistas.

Finalmente hacemos un último esfuerzo en recordar, en especial al lector de tierras lejanas, que se encuentra ante un post de índole histórica para el interior de Salta (es la primera vez que Cafayate recibe vuelos comerciales regulares). Pues hace unos años solo eran memorables imágenes los vuelos al interior de Salta y parecian una utopía para la oferta aerocomercial de la región volver a disponer de ellos.



Reporte de Vuelo
ANDES Líneas Aéreas vuelo 875
Ruta: Cafayate - Salta (CFX-SLA)
Fecha: Sábado 07 de Mayo de 2011
Horario previsto: 1025-1105
Horario real: 1032-1100
Load Factor = 21%
Fotografías: Borealis, texto: Eielef; selección de fotografías: conjunta.


[...] Cuando mi amigo estuvo de acuerdo (no costó bastante convencerlo), compramos online los pasajes desde el sitio de Andes, y pagamos 220$ cada uno, por el trayecto ida sóla, sin ninguna antelación. Los pasajes nunca llegaron a nuestro correo, aunque sí llegó una confirmación de compra. Llamé a las oficinas de Andes en Salta y me reenviaron el itinerario por mail y por fax. El sistema online es bastante defectuoso y poco confiable.


El viernes a las 1930 lo recogí a Borealis del Aeropuerto de Tucumán, y viajamos directamente hacia Tafí del Valle, prácticamente a mitad de camino entre Tucumán y Cafayate (2h de ruta), donde pasaríamos la noche. A la madrugada siguiente, a las 07:15, salimos, todavía de noche, y con el parabrisas del auto congelado (temperatura: -2º), hacia Cafayate. El camino es realmente agradable, y se lo recomiendo a cualquiera que visite el NOA. En el camino, pasamos por Amaicha del Valle, pueblo tucumano algo mítico, que tiene un aeródromo abandonado, que yo no conocía, y que pudimos fotografiar.


Tras 2h30 de viaje (la ruta está parcialmente destruida) llegamos a Cafayate, a sólo 120km de Tafí del Valle y 230km del Aeropuerto de Tucumán. Eran entonces las 09:45, y llegamos con algo de miedo, pues el vuelo estaba previsto para las 10:25. El aeródromo se ubica en la Ruta 68, a 3km al norte de Cafayate, camino a Salta. La distancia terrestre entre Cafayate y Salta es de 189km.


El aeródromo de Cafayate, llamado Gilberto Lavaque, nos esperaba con las puertas abiertas. Ya a esa hora se veía algo de movimiento.

Vista del Aeródromo desde la entrada por la Ruta 68



Camino que une el Aeródromo con la Ruta, paralelo a la pista de aterrizaje


Una camioneta, un camión de bomberos, y al menos 5 personas se veían deambulando por la plataforma. Estas cinco personas eran Alejandro (el empleado de Andes en Cafayate), 3 pasajeros y el jefe de bomberos (que también hacía de Jefe de Aeródromo).


Alejandro se acercó a saludarnos no bien bajamos del auto. Preguntó si eramos pasajeros, o si que estábamos haciendo. Le dijimos que eramos pasajeros, y nos invitó a pasar a la terminal, donde haríamos el check in.



La Terminal del Aeródromo de Cafayate




Las banderas

La Terminal no es más que un pequeño salón, que parece el VIP Lounge de cualquier aeropuerto del NOA. Tiene unos cómodos sillones de cuero, una especie de bar (que nunca funcionó), bastante folletería de hoteles y turismo en Salta, y las tradicionales banderas Celeste y Blanca, y Roja y Negra (que es la salteña).

La barra del bar (que es de mármol, y tiene incluso una pileta para lavar platos), es lo que Alejandro utiliza de oficina, y ahí chequeó nuestros nombres. Había recibido la lista de pasajeros vía SMS, y la había transcripto a mano. Nos tachó de la lista, y completó nuestros boarding passes, que también se hacen a mano. Son tarjetas de cartón, dónde simplemente consignó nuestro apellido y puso el número de vuelo (875). Nos preguntó si despacharíamos equipaje, y se sorprendió que no llevabamos nada, siquiera una mochila. La terminal, aparte de esto, tiene dos baños, y una oficina que estaba cerrada. Al lado, existe un enorme hangar, pero desconozco si hay alguna aeronave ahí guardada.



Tag de equipaje de mano y boarding pass


Como Alejandro no estaba muy ocupado (pues los otros pasajeros ya habían sido chequeado y habían despachado equipaje), le pregunté si tenía problema que deje mi auto estacionado en el aeropuerto hasta la tarde, y me dijo que no quedaría nadie en el aeropuerto, pero que cuando vuelva lo llame a su celular que el vendría a abrirme el portón. Me pareció realmente un gesto excelente.

Otra cosa que me sorprendió, que la había visto ya cuando con otro forista (AK47) visitamos el aeródromo, era que la manga de vientos, en vez de ser una convencional, es un pequeño avión de metal, que sirve de veleta. Alejandro recibió una alerta por celular, de que el avión estaba próximo a aterrizar, así que a toda velocidad hizo un recorrido de pista en su camioneta. En ese momento, llegó una ambulancia del Gobierno Nacional. Entiendo que son requisitos mínimos, para que un aeródromo reciba vuelos comerciales, la presencia de personal para emergencias, y en este caso doy fe que así fue.


Puntual, a las 10:05, aterrizó el LV-ZXA, por la pista 33. El avión hizo una aproximación larga, pues llevaba a un camarógrafo quien quería hacer videos publicitando este vuelo. Este, era el tercer vuelo regular en la ruta SLA-CFX-SLA, que por aquellos días era una vez a la semana (los sábados) y ahora es de lunes a viernes.



Touch down del LV-ZXA en la pista 33


El taxeo no fue muy largo, pues giró en medio de la pista, y regresó hasta la calle de rodaje, que está prácticamente pegada a la cabecera 33.


Saliendo de la pista e ingresando a la Plataforma




Secuencia del taxeo hacia la posición final en plataforma


De inmediato, se abrieron las puertas, y descendió primero el primer oficial, quien fue el encargado de asegurar la escalera, y luego bajaron tres señoras (pasajeras) y el camarógrafo. El primer oficial también fue el encargado de bajar el equipaje de la aeronave, y Alejandro lo acomodó en la caja de su camioneta. Las señoras, turistas, traían bastante equipaje, y estaban fascinadas con el vuelo, tal es así que se sacaron varias fotos con el primer oficial y el comandante, así como con la aeronave, con Alejandro e incluso con nosotros. No me sorprendería si una de ellas volaba por primera vez en avión, pero estaban realmente fascinadas.



La curiosa imagen de un primer oficial bajando el equipaje de una aeronave


Tras un chequeo final (osea: corroboraron nuestros pases de abordo, nuestros DNI, y nos pidieron un teléfono de contacto), nos pidieron que embarquemos. Alejandro, ya casi nuestro amigo, nos sacó una foto, a Borealis y a mí, antes de subir.


Unas fotos finales de la Aeronave, un Fairchild Metro, perteneciente a SAPSA (Servicios Aéreos Petroleros SA (?), con matrícula LV-ZXA, que lo opera Andes en sus vuelos provinciales.




Sorprendentemente, sobre nuestros asientos (sobre todos los asientos en realidad) había dispuesta una bandeja de desayuno, bastante generosa la verdad (aunque los productos son de segunda calidad, peores que los que se ofrecen en un colectivo de larga distancia), acompañada de una botella de agua mineral. Sepase que este vuelo no lleva tripulante de cabina, por lo que el primer oficial nos dijo simplemente (no hay megafonía tampoco) que las máscaras de oxígeno estaban en el bolsillo del asiento, y que había una tarjeta donde mostraba las salidas de emergencia y los procedimientos, que cualquier duda nos acerquemos a la cabina. La cabina, a su vez, no tiene puerta, por tanto teníamos la misma vista que los pilotos, ya que nos sentamos en los asientos 1A y 1B (ambas ventanas).


El desayuno de Andes

El comandante se presentó (su nombre olvidé) y a las 10:32, procedió al chequeo previo al despegue, que lo hizo prácticamente durante el taxeo hasta el final de la pista 33. Informó que el vuelo sería tranquilo, que tomaría aproximadamente 25 minutos, y que llegaríamos a Salta minutos antes de las 11, 10 minutos antes de lo previsto. Informó a los otros pasajeros (que tenían conexión a Córdoba) que su vuelo (según operaciones) estaba en horario.



Taxeo hasta la cabecera 33, pista casi virgen


Motores en máxima potencia y en sólo 20 segundos de carreteo despegamos





Volaríamos a una altitud de 10500 pies (unos 3400m), teniendo en cuenta que la zona tiene montañas muy altas. Si bien había un GPS, noté que el vuelo siguió bastante prolijamente la ruta 68. Sé que antiguamente, antes de los GPS y la radionavegación, los pilotos se concentraban muchísimo en referencias visuales para los vuelos diurnos (como seguir vías del ferrocarril o rutas). Me hizo acordar a esa época.


El interior del avión, esta es la puerta/escalera


Tres imágenes majestuosas de los Andes Salteños, en la Cuesta de la Concha. En alguna foto se ve la Ruta 68.







Sin darnos cuenta, el vuelo estaba llegando a su fin. Ya a lo lejos se veían los techos bajos y prolijos de Salta La Linda. Vimos tristemente la aproximación a la pista 02, lo que significaba que estabamos a punto de terminar tan lindo viaje.


Aproximación final, pista 02, Aeropuerto M. M. de Güemes, Salta (SLA/SASA), donde tocamos tierra a las 11:00, tras sólo 28 minutos de vuelo





Taxeo hacia la plataforma comercial, por todo el largo de la pista 02/20.



Nuestro avión, en el Aeropuerto de Salta, donde permanecería hasta el lunes para el triangular SALTA-ORAN-TARTAGAL-SALTA



Tres MD80 de Andes, uno con pintura de Spanair y matrícula española, abandonados en la antigua pista 17/35, de tierra, algunos ya sin motores, ninguno con posibilidades de volver a volar a corto plazo.



Nuestros vecinos en la plataforma. Un ERJ de Austral (con los motores tapados) y un MD80, próximo a despegar hacia Aeroparque


Descendimos del avión y caminamos hacia la única puerta que tiene Salta para arribos nacionales, para los aviones que no usan las mangas (que no han de ser muchos, puesto que SASA tiene dos mangas). Fuimos escoltados por personal de la PSA y por los tripulantes en esos 150m entre la aeronave y la puerta, y llegamos al Hall de Arribos del Aeropuerto, que parecía desértico.



Aeropuerto Internacional de Salta, sábado a las 11 de la mañana



Aeropuerto visto desde afuera, camino a la Ruta 51, a tomar el ómnibus que nos llevaría al centro de Salta.


En Salta permanecimos no más de 4h, pues nuestro ómnibus hacia Cafayate salía a las 14. Sin embargo dio tiempo a dar una vuelta, almorzar en el Patio de la Empanada, y tomar un taxi a la terminal. El ómnibus hacia Cafayate toma 4h (porque para en CADA pueblo), que aprovechamos para dormir. A pedido mío, el chofer nos dejó en la puerta del aeródromo, cosa que le pareció, sin dudas, extraña.



Aeródromo de Cafayate al atardecer


Al llegar,estaba naturalmente todo cerrado, y lo llamé a Alejandro, quien dijo que había dejado el portón sin llave, que lo abramos y que él cerraría más tarde. Le agradecimos por todo, y le comentamos que el vuelo había sido excelente.


Ahí salimos, de vuelta hacia Tucumán, donde llegamos entrada la noche, no sin haber pasado un día realmente interesante. Fue curiosa la reflexión de Borealis: valían la pena 28h de viaje para un vuelo de 28 minutos. Y le doy la razón.


Saludos
Eielef y Borealis



Desde el blog le decimos nuevamente GRACIAS a nuestros reporteros Ad-Honorem.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy lindo el reporte de vuelo de los periodistas ann honoren y cabe la aclaración que las siglas SAPSA no corresponden a servicios aereos petroleros ( TAPSA) sino a servicios aereos patagonicos.

Lucas dijo...

Lástima quelas fotos son grandes y no se ven completas. Despues voy a corregir ese error.

Anónimo dijo...

Hey. No había visto el reporte aquí. Me alegro les haya gustado, y lamento informarles que la ruta a Cafayate se levantó indefinidamente. Pudo haber sido interesante intentar la ruta SLA-CFX-TUC-CFX-SLA. TUC-CFX puede vender más que SLA-CFX, pues la distancia es de 6h en auto (contra 2 que hay entre SLA-CFX).

Tenía ganas de repetir la experiencia, pero veré si hago la locura de volar desde Orán o Tartagal...

Gracias por postearlo al reporte
Saludos
Eielef